viernes, 8 de mayo de 2020

TEKSUO: Endless (Autoeditado, 2020)


Por Sonia M.

He tardado más de lo esperado, y más tratándose de TEKSUO. Obviando todo en lo que estamos sumergidos, y gracias a todo lo que me ha hecho sentir este "Endless" me veo por fin con ganas para compartirlo.

Siento una gran tristeza por la gente que se cierra a la música, y en nuestro mundo particular sobre todo a todo lo de terrenos modernos. Y más la siento porque sé que mucha gente no entenderá ni compartirá este nuevo camino de TEKSUO. Con "Endless" se abren un poquito más. No es algo premeditado, seguramente. Disfruté muchísimo con ANWTB pero no querría una 2º o 3º parte. TEKSUO van más allá en un género ya de por sí muy encorsetado. 

"Endless" tiene verdaderos hits, se te caen de las manos nada más empezar. Ocurre con "Colourless", HIT con letras mayúsculas. Gana peso la melodía por encima de los guturales y la agresividad. Está cuando se la necesita. Transmite unas buenas vibraciones de una forma exagerada. Siempre lo diré, bendito Diego, que voz tiene. ¡A sus pies!


Puntos muy a favor de este disco es cómo marcan los tiempos. Parece super medido, sin prisas. Todo parece en su sitio, nada está ahí porque sí. La base instrumental, con muchos más detalles de los que se pueden percibir al principio así como el amplio y conocido registro de Diego, huyendo del manido manual. La mezcla es pura explosividad. 

El uso de los samplers y la electrónica es puntual pero marca la diferencia como en “Scars”, la cual cuenta con un estribillo, insisto, digno de hit. Si de estribillos hits habláramos no acabaría. Máquinas de hits, de esos que se te incrusten en el cerebro, hasta que sueñes con la voz de Diego.

Por otra parte los detallitos en forma de solos en “Lie to me” o “Forever endless” (hit al cubo) son una auténtica delicia aunque muy cortitos. Considero este último tema muy arriesgado y que no va a entrar muy bien a los fans más clásicos del género por así decirlo, pero menuda bendición.  “Can you tell me” es quizás la más “tranquila”. Parece sacada de contexto pero dentro de "Endless" fluye muy bien. Parece marcar un punto y seguido. Quizás es ese deje alternativo, no sé. A partir de aquí vamos cuesta abajo en cuanto a revoluciones. “Phantoms” es el baladón por excelencia, creo. Madre mía que manera de romper. De repente te acarician el oído y al siguiente te agarran de la camiseta bien fuerte y te cantan las cuarenta, ¡todo en un minuto!


Que locura de emociones. E inmediatamente llega “Let it rain” la cual se puede considerar como más balada que la anterior. Digamos que cada una es un tipo de “medio tiempo”. Este es más amable, “Phantoms” era más directa a la par que desgarradora.

“What we live for” representa lo que tan bien han hecho estos años TEKSUO. Lo llevan a otro nivel, lo adaptan al momento actual y dejan su sello. Este tema reconciliará a los que llevaban más de medio disco conmocionados. Es gracioso que ésta sea la más diferente de "Endless". No representa para nada el conjunto. Estoy segura que se han quedado bien a gusto haciéndola, como mostrando que hubiesen sido capaces de hacer un disco con 9 temas así, pero que no querían quedarse ahí. ¡Cosa que aplaudo!

Cierto es que la formación ha cambiado un poco y eso también se notará, pero si te quedas con “What we live for” te perderás el viaje que te han propuesto TEKSUO. “Closer to the Edge” muestra esa evolución de la que hablo, es su “What we live for” pero ya versión 2020.  

Mezcolanza más que interesante. Muy arriesgada para lo que nos tenían acostumbrados, aunque en el EP "Nure Onna" percibíamos ya este viraje. No es un disco fácil, porque mezclan muchas cosas y se arriesgan, pero para una servidora es lo mejor que podría haberles pasado. Siguen creciendo, siguen queriendo experimentar, y siguen transmitiendo miles de sensaciones.

Gracias por seguir al pie del cañón. Gracias por brindarnos vuestra música una vez más.








© Diario de un Metalhead 2020.

No hay comentarios: