lunes, 28 de febrero de 2011

Entrevista en Subterraneo Heavy

Como ahora en opinión de algunos, soy un cabrón sin sentimientos, que al fin y al cabo hago un blog para joder a los grupos que empiezan y no hago nada de forma altruista sino unicamente  por dinero, dejo aquí una entrevista que una gente que merece muy mucho la pena me hizo en su día.

domingo, 27 de febrero de 2011

Beethoven R. Sábado 26.02.2011. Crónica




La noche del sábado se presentaba ilusionante. Varios factores llevaban a ello. Primero: Beethoven R, una banda reconocida a nivel nacional visitaba Oviedo. Segundo: tocaban en lo que era para mí una nueva sala. Tercero: como teloneros se presentaban dos agrupaciones a las que no había visto nunca.

domingo, 20 de febrero de 2011

Diario de un metalhead. Capítulo XV: Have a Green Day!


A Green Day los conocí por medio de un primo que me grabó una cassette con sus dos primeros discos. Era el 93. Aquellos dos primeros trabajos me encantaban y aún hoy en día los escucho alguna vez en el coche, aunque tengo que reconocer que con el tiempo la banda se ha hecho tan universal que mis necesidades del tipo de música que hacen, Punk-Rock, se ven de sobra cubiertas con las veces que los pinchan en Rock&Gol. Hoy en día tengo los discos originales y uno de ellos incluso en una edición especial con bonus y no se cuantas historias más.

jueves, 17 de febrero de 2011

Diario de un metalhead. Capítulo XIV: Entre dos tierras, Benidorm-Oviedo.


Vacaciones de verano. Sol. Calor. Benidorm. Agosto de 1993. Era un día de tantos, de esos de vacaciones. En concreto era domingo, pero estando de vacaciones daba igual que fuera domingo que otro día cualquiera. Era un día de esos de no hacer absolutamente nada, que es lo mejor que se puede hacer cuando se va de vacaciones, y que es lo que más nos gusta hacer a mi chica y a mí.

lunes, 14 de febrero de 2011

Diario de un metalhead. Capítulo XIII: Bufón (Re-visited)


Era el año ochenta y tantos. Iba al instituto, o como le decíamos nosotros, “el tuto” no “el insti” que eso siempre fue expresión de pijos.

Eramos los putos amos, sí, los heavys de Turón éramos los putos amos del tuto. Ni dios nos tosía. Ni dios se metía con nosotros, y eso que probablemente el resto de la gente no nos podía ni ver. Eso a nosotros nos daba igual. Eramos unos putos vacilones, con nuestros J’Hayber, nuestra chupa, nuestros parches, nuestras camisetas negras, nuestras chicas y nuestros vinilos. Los putos amos. El caso es que éramos unos “guajes” que veníamos a hacer lo que nos salía de los huevos y eso con bastante buena suerte, al menos por mi parte. Nunca me rompieron la cara, y eso que seguro que hicimos méritos sobrados para ello .

Recuerdo una noche en especial, aunque la recuerdo vagamente, claro. Iría yo a segundo de BUP, vamos, que no pasaba de los 15 años, y los del viaje de estudios del “tuto” llevaron al salón de actos de la piscina a Bufón a tocar. La entrada sería de unos 20 duros, y los fondos eran para ir a Mallorca o algo así.

Bufón eran un grupo de hard rock de Figaredo. En aquellos tiempos en nuestra zona eran tan importantes como los Iron Maiden, bueno, los Iron Maiden... eran un grupo de revista y de escasos vídeos. Bufón eran reales. Los conocíamos, al menos de vista. Uno acabó casado con una moza de Turón, y el bajista, el “Brea” (que en paz descanse) era colega de un colega mío, que de aquella era casi como ser primo de Adrian Smith.

El caso es que Bufón tocaron en la piscina. No éramos demasiados para ver el espectáculo, pero sí que éramos ruidosos y entregados. Recuerdo a su cantante con el gorro de Bufón puesto, cantando aquello de “no es que me importe ser Bufón, buuuuuuufón, del rock ‘n’ roll”. ¿Que grandes!

La liamos de cojones, parda muy parda aquella tarde-noche. El pedo fue realmente brutal y nos bebimos todo y más. Primero calentamos motores en el parque, a base de kalimotxo y luego en la piscina dándole a las cervezas y a la ginebra con limón.


Poco recuerdo del concierto, pero la velada muy bruta. Meses más tarde, llegaron una noche mis colegas para decirme  “tocan Bufón en les fiestes de Ujo”.

Nada más oir la frase ya dije que iba fijo a la movida. Y salimos pitando. Bajamos con un tío de Turón en una furgoneta grande, de pie, en la parte de atrás. Iríamos 15 allí metidos, no veáis el descojone. De aquella, que yo sepa, no había controles de alcoholemia ni movidas de esas.

El caso es que nos plantamos en Ujo en menos de cinco minutos, yo con ganas a tope de volver a ver a Bufón. Fuimos a un bar y pillamos unos katxis de cerveza. Y enseguida los ventilamos para ir entonando. Así que pasado un rato ya les dije yo a aquellos elementos que tenía por amigos, “¡qué pasa! ¿vamos a ver a Bufón o no?” Y empezaron todos a escojonarse. “¿Bufón? Bufón no tocan Larry, te lo dijimos para que vinieras con nosotros a liarla, porque sino igual pasabas de venir a esta mierda de fiestas”.
¡Que cabrones! ¡Menuda liada! Yo escapado. Sin avisar en casa y armándola por Ujo como si nada. Eso sí, el cebollazo fue de impresión, claro. Acabamos poniendo las monedas que nos quedaban en una tómbola de unos gitanos, tirando con una escopeta de perdigón a unos palillos. Tetus sacó dos botellas de "champán" con un dinero que no daba ni para dos birras. Allí las bebimos rapidamente no fueran a calentar aún más de lo que estaban. La vuelta andando y haciendo el gamberro por el camino fue memorable.

Desde entonces, liarla por la noche dejó de ser eso. Liarla de noche era “ir a ver a Bufón”. Fuimos “a ver a Bufón” a Pola de Lena muchas veces. A Mieres. Al monte alguna que otra vez e incluso tenemos “visto a Bufón” en el Penikes de Figaredo. Ya ni os cuento la de veces que “vimos a Bufón en stereo” en el parque de Turón.

Lo que daría por tener la maqueta que en su día dicen que grabaron Bufón. ¡Lo que daría!

© Larry Runner 2010

Pinchando en el mapa, se ve a mayor tamaño.

Blog editado originalmente en Myspace en 2010. Dedicado a Gerardo y Julio, a los que he recuperado a través de facebook y en parte responsables de aquellas bufonadas. Quizás ellos no lo recuerden así. Quizás ni lo recuerden.


Nota 2012: ¡¡¡Ya tenemos la demo!!! Gracias Aquilino.

sábado, 12 de febrero de 2011

Crónica concierto DOGFIGHT en Oviedo. Viernes 11.02.2011




DOGFIGHT
Sala La Calleja la Ciega, Oviedo
Viernes 11.02.2011
Entrada: 5.-€

Están aquí y espero que hayan venido para quedarse. Con The Punishers fuera de acción, al menos durante una temporada grande por el maldito robo de su equipo, con Alto Volto que se lo sigue pensando y con Amon Ra fuera de combate, unicamente Helltrip cubre localmente nuestras necesidades de rock macarra, que no calimochero.

Tras casi cuatro años de espera, DOGFIGHT han vuelto. Han sido casi cuatro años pero parecieron más. La espera se hizo muy larga, casi eterna. Y cuando el jueves leí en facebook y luego en el foro del Derrame, que estaban de vuelta y que al día siguiente iban a actuar en La Calleja La Ciega de Oviedo ya me lo apunté. No nos lo podíamos perder.

Como siempre en estos casos el horario no se respetó en absoluto. Anunciado el concierto para las 9 de la noche, cuando quiso comenzar la fiesta eran más de las 9 y media. Pero aprovechamos el tiempo para poder charlar y saludar a gente que no vemos de forma habitual porque no frecuentamos esos “lugares de perdición” donde todo el rockerío astur suele estar presente los fines de semana. Solo muy de vez en cuando visitamos esos templos de rock y alcohol y aunque nos sentimos muy queridos en ellos, el cuerpo necesita descansar. El que esto suscribe, ya tiene una edad, y si trasnocha demasiado, el lunes y la semana en general, se hace muy cuesta arriba. Y eso, en mi caso, en estos tiempos de jornadas laborales de diez horas y mucho volante, no es recomendable. ¡Claro que me gusta la fiesta! Pero si no puede ser, no puede ser.

Celebro que estos conciertos no sean a las tantas de la mañana. Aunque hay que reconocer que los horarios de Oviedo echan un poco para atrás a la gente de la Capital, acostumbrada a salir muy tarde de casa, tras la cena e incluso tras ver una película. Por cierto, los viernes Oviedo tiene muy poco movimiento, los bares están tristes.

Pues lo dicho, más de media hora de retraso para por fin poder oir ruido de guitarras, que lo primero que desprendieron fue un TONY MONTANA IS MY FRIEND que sonó superior. ¡Cuanto tiempo hemos tenido que esperar! Seguidamente la destripante ROCKSEXUAL con un público muy frío y entre el que en contra de lo que es habitual,  había bastantes músicos. No conozco a todo el mundo, ni tampoco quiero, que ya conozco a mucha gente y luego cuando quieres marchar de los sitios es un coñazo tener que despedirse de tanta peña (es broma). Pero al menos ayer pudimos ver entre otros muchos, a gente de The Punishers y de Helltrip, por citar a alguien. Incluso Alberto Toyos, director de Radio Asturias, se pasó por allí. Para ser un retorno, la verdad, yo esperaba más gente. El ambiente fue un poco gélido, tristón para mi gusto, y eso que lo que se cocía sobre el escenario era flipante. No se si la actuación de los valencianos POLOCK justo enfrente, en La Antigua Estación, y a la misma hora restaría algo. Algunas veces cuando hay coincidencias de este tipo, la gente suele ir a ver a la banda de fuera, pensando racionalmente que a los de aquí será más fácil verlos en otra ocasión.

Y sí, digo bien, el escenario de La Calleja. Porque La Calleja, ¡por fin!, tiene un escenario. Pequeñito, pero al menos desde cualquier punto puedes ver bien a los músicos. Y no, no es un escenario cutre, está al menos un poco trabajado y es algo digno. Me sorprendió muy gratamente y se agradece no tener que ver a la banda a ras del suelo.

Tras los dos clásicos que sirvieron de ataque, vinieron dos temas nuevos, del que me quedé con la copla de ROCK THE PARTY. Tras otro de los clásico, RIGHT TO THE TOP (¡Dios como me gusta!) vinieron otras dos canciones nuevas.

Dave Kleinfeld se mostró en un gran estado de forma. Pasó la velada retorciéndose al interpretar los temas, apoyado en ocasiones por los coros de los dos guitarristas. Las presentaciones de los temas fueron de lo más simpático con ese castellano con acento de Leeds tan especial de Mr. Dave. Atrás Paolo Deodato rompía el parche del bombo de la batería, cosa que no es de extrañar. A pocos baterías he visto yo aporrear el instrumento con tal fiereza. Tuvieron que parar un momento para darle la vuelta y seguir tocando con el parche del otro lado. Lo que en un concierto de uno de nuestros grandes hubiese sido un problema de un cuarto de hora, o más, aquí se resolvió en menos de un minuto, lo cual es de agradecer.

Así fueron cayendo una tras otra hasta catorce canciones mordientes, sin tiempo a suaves interludios ni nada que se le parezca. Con muchos temas nuevos y muy buenos intercalados de forma hábil entre los clásicos. Auténticos coreables cañonazos que hacen que ya estemos esperando con ansia ese disco que ayer nos anunciaron que iban a grabar. Y es que el anterior, aquel fantástico SAYING AND DOING que fue producido por Igor Paskual y que aparecía ilustrado con unas trabajadísimas fotos de Sergio Blanco ya es de 2005. Sí, de 2005, cuando telonearon en Oviedo ni más ni menos que a OFFSPRING.

El bis no se hizo esperar y terminaron con otros tres temas, la imprescindible RUNNING ON YEYO dedicada a The Punishers, una más que aplastente versión del NO WAY OUT de los geniales neoyorkinos D GENERATION y el broche final con MONEY’S BETTER THAN LOYALTY, tema que jamás dejará de ser actual y que dedicaron a Fernando “todo por la pasta” Torres.




A día de hoy, HELLTRIP ocupan la silla de honor de nuestro rock. Estaban ahí sentados cómodamente, pero sus colegas han venido para movérsela. El rockerío mierense está que se sale. Aviso para las bandas de fuera de mi concejo. No será fácil que superéis los discos que se avecinan tanto de HELLTRIP como más adelante de DOGFIGHT. Ya os podéis poner las pilas porque estos chavales de la Cuenca del Caudal van a poner el listón muy alto. Van “right to the top”, o al menos eso queremos y deseamos.

Una velada fantástica a cambio de muy poco dinero. Una estupenda manera de comenzar un fin de semana. Geniales. Tardaron en volver, pero la fórmula sigue siendo válida.

¡Gracias DOGFIGHT por haber vuelto!

© Larry 2011

lunes, 7 de febrero de 2011

In loving memory of Gary Moore.

¿Sabes? ¡Gary Moore murió!

Los Suaves deberían hacer una canción con este título. Si Phil Lynnot en su día fue protagonista de una de sus canciones más emblemáticas, Gary Moore, compañero de batallas de Phil, también se lo merece.

The Sun dice que fue de una gran borrachera. Los diarios de aquí que de un paro cardiaco. Supongo que lo que cuentan los de aquí será más verídico que lo que cuentan esos británicos amarillistas, siempre dispuestos a atacar a los irlandeses.

Sea como fuere, a mí no me importa. El caso es que se nos ha ido otro de los nuestros, otro de los grandes, y se ha ido a morir en nuestro país, en la Costa del Sol, concretamente en el Kempinski Hotel Bahía de Estepona, Málaga.

Muchos son los veteranos músicos metaleros que se dispersan por el sur de nuestro país. Gente de Deep Purple, Judas Priest, Uriah Heep, etc, pasan desapercibidos entre esos viejos “guiris” que inundan nuestras costas mediterráneas.

Gary Moore hace años visitaba Benidorm, pero con el tiempo ya veo que lo cambió por la costa malagueña.


Se nos ha ido y yo no he llegado a verlo. En su día fuí muy seguidor suyo. WILD FRONTIER y AFTER THE WAR fueron auténticos discazos que sonaban una y otra vez en mi habitación de adolescente. ¡Cuanto los hemos escuchado mi chica y yo! Eugenio me grabó mi primer Wild Frontier, que luego ya conseguiría en CD original, por supuesto. Era aquel año 87, en el que tuvimos algunos de los mejores discos de nuestras vidas, como el 1987 de Whitesnake o el TO HELL WITH THE DEVIL de Stryper entre otros. Wild Frontier estuvo en mi top 10 de aquel año. De aquella apuntaba aquellas cosas en una libretilla. La libreta hace muchos años que se fue a la basura, pero mi memoria fotográfica se acuerda bien de aquel detalle.


Luego vino lo del cambio al blues. El ha sido el único que ha logrado que yo haya dedicado algo de mi tiempo a esa música de raiz negra. STILL GOT THE BLUES me llegó a enganchar, aunque debo reconocer que la cabra tira al monte, y mi afición por ese estilo no pasó de ahí. Eso sí, desde entonces, si estoy en un bar y suenan acordes de blues, disfruto tanto como si sonase heavy metal. Es realmente ideal para tomarse una buena cerveza en compañía de los amigos.


Thin Lizzy ya se nos ha ido del todo, el sucedáneo que gira por ahí bajo ese nombre a mí me dice poco, la verdad. Irlanda se queda sin ídolos. Y para colmo Glyder han abandonado la senda. ¿Quién nos va a cubrir el hueco?

Adiós Gary, descansa en paz. Los que creemos, rezaremos por ti. Te has ido joven, señal inequívoca de que eras buen tío.

¡Señoras y señores! Hoy, en el cielo, y en exclusiva, los auténticos Thin Lizzy con Phil y Gary. En la tierra nos conformaremos con los discos. ¡Que remedio nos queda! ¿Sabes? ¡Gary Moore murió!




© Larry 2011

pd. mirad este enlace

miércoles, 2 de febrero de 2011

Diario de un Metalhead. Capítulo XII: Dimebag Darrell, perdónanos nuestras deudas.


El 8 de Diciembre de 2004 se nos fue uno de los más grandes guitarristas de heavy metal de la historia. Uno de esos que nacen cada muchos años. Uno de los que innovan. Uno de los que aporta algo nuevo pero que además lo hizo con el buen gusto de mantener el espíritu del estilo.