domingo, 24 de mayo de 2020

Merecen una tarifa por respuesta.


Por Larry Runner.

Llevamos días observando como la web crece en visitas según en qué momentos. Sabemos que no es coincidencia, el día que te comparten más, te leen más. Es lo lógico.

Curiosamente, en los últimos tiempos nos comparten más algunas bandas de fuera, grupos que están incluso al otro lado del Atlántico, que los grupos de aquí. Los mismo podríamos decir de los sellos, que los de aquí también fallan estrepitosamente en la mayoría de las ocasiones. El poco interés en promocionarse queda a la vista una y otra vez. La gente graba un disco y lo deja ahí tirado, no lo mueve. En cuatro días estará en el olvido y su esfuerzo y dinero no habrán servido para nada. Luego llegarán las quejas en las mismas redes sociales. Ver para creer. 

Si no quieres pagar por la promoción, no lo hagas, pero al menos utiliza el recurso de la gratuidad que tienes en tus manos. No seas melón. Si en una página escriben sobre tu trabajo y hablan bien de ello, compártelo todo lo que puedas. Utiliza las redes sociales para promocionarte, no para llorar.

Facebook apenas deja que tus publicaciones lleguen a un centenar de personas como mucho. Si Diario de un Metalhead publica en facebook y lo comparten dos de sus redactores, nos aseguramos que al menos un mínimo de 300 personas lo vean de forma directa. Si compartimos en varios grupos, la cifra se multiplica. Pero si lo compartieran además el sello y 4 de los músicos del grupo la cifra sería escandalosamente elevada. Tu música llegará a un buen montón de gente a coste cero.

A veces se le quitan a uno las ganas de apoyar a según qué grupos. Preparas una entrevista, mandas el correo, te llega la respuesta, la maquetas y la compartes. Y ahí se queda. En el mejor de los casos consigues que la banda la comparta una vez o le de un like. El resto de los miembros a verlas venir. A veces ni siquiera logras que el perfil del grupo la comparta. ¡Qué coño! Los del sello tampoco lo hacen y eso que se supone que les va el dinero en ello. Así que unos días más tarde miras las estadísticas o las descargas según el caso y te acuerdas de la madre de más de uno.

Te das cuenta de que tu esfuerzo no ha servido para nada porque la gente está más pendiente de las estupideces que de lo que de verdad les hace bien. Algo tan sencillo como darle a un click se deja de hacer para compartir cualquier meme. 

Lo peor no es que te hagan perder el tiempo, lo peor es que además dejas de dedicar tus horas a otra gente que sí que hace las cosas bien. No es que no sumen a su causa, es que todos aquellos que no están al quite de lo que se dice sobre ellos están además restando posibilidades a los demás, lo cual es doble delito. 

Nosotros te apoyamos, pon algo de tu parte. El feedback tiene que ser constante. Es indispensable.

Simplemente lo tenía que decir, aunque ya sé que será predicar en el desierto. Será que hay demasiado mediocre que lo que merece es que le respondan con una tarifa por respuesta. Al menos que deje de molestar. 

© Diario de un Metalhead 2020.

No hay comentarios: