viernes, 17 de septiembre de 2021

BRAINSTORM: Wall of Skulls (AFM Records, 2021) Alemania.

 

Por Larry Runner.

Desde “Chamber Thirteen”, la intro de este fabuloso nuevo disco “Wall Of Skulls”, sabes ya que lo que te vas a echar a los oídos va a ser grandioso. Una obra maestra de la que ya habíamos publicado la review el pasado 17 de agosto, faltando un mes para su salida a la venta que se produce hoy mismo.

Y es que BRAINSTORM, banda a la que adoro, ha parido un disco alucinante y que ahora, en el momento de escribir estas líneas, me parece sin duda lo mejor que han compuesto jamás estos alemanes.

El nivel del disco es elevadísimo. A nivel de composición el grupo roza la perfección. No se me ocurre forma de mejorar estas canciones que nos ofrecen. Han crecido a todos los niveles, pero sin falta de llevar a cabo una evolución que hiciera que dejaran de sonar a ellos mismos. Porque puedes etiquetarles como te de la real gana, porque al fin y al cabo son únicos; inimitables; tienen sonido propio; no hay banda igual.

Canciones como “Where Ravens Fly” cuentan además con un aire de comercialidad gracias a sus enormes estribillos y sus armónicos que me vuelven loco. Ese elevadísimo tono de melodía no hace sin embargo que suenen blandos ni mucho menos. “Wall Of Skulls” es un disco de rítmica más que contundente, un álbum para cabecear y cuyos temas en directo a la fuerza nos harán ejercer el headbanging que tanto necesitamos tras más de año y medio sin poder mover las cervicales con un katxi en la mano. Escuchando el disco se me nublan los ojos sólo de pensar en verles en vivo rodeado de amigos. 

Temas rápidos se mezclan con medios tiempos que invitan a cantar puño en alto como “Solitude” en un disco nuevo con aires de clásico del género. Y es que el disco es aún mejor que "Midnight Ghost" (2018), álbum que supuso un crecimiento del grupo en popularidad y ventas.

El disco rebosa energía e himnos, porque canciones como “Escape the Silence” -en la que colabora Peavy Wagner de Rage- tienen ese aire de himno que se queda para siempre. Los temas de este disco son poderosos, desprenden una energía difícil de describir y que aunque era marca de la casa, creo, de verdad, que aquí se superan. 

La banda a nivel instrumental está increíble, pero es Andy B. Franck al que hay que felicitar por haber compuesto unas líneas vocales trabajadas con una maestría asombrosa. No se puede mejorar al alemán en este disco. Cantar bien lo pueden hacer mucho. Crear unas líneas vocales que se adapten tan sumamente bien a la música del grupo es otro nivel. 

En “Turn off the light” puedes disfrutar además de otra colaboración guapa. Seeb Levermann de Orden Ogan entra a dúo con Andy y el resultado de un tema que sin duda te recordará a Primal Fear, es fabuloso.

Sin duda la mejor colección de riffs de la historia de esta banda. El álbum más poderoso del grupo, repleto de canciones para volverse loco como “Glory Disappears”. Un discazo perfecto al que no puedo más que puntuar con la máxima nota. Dicen algunos agoreros que el metal se muere. Mientras haya banda como Brainstorm ... ¡NO!

La portada es de Gyula Havancsak, artista del que a buen seguro ya tienes discos con portadas suyas en tu poder porque ha trabajado con otros grandes como Stratovarius o los mismísimos Accept.

Line Up:
Andy B. Franck (vocals)
Torsten Ihlenfeld (guitars)
Milan Loncaric (guitars)
Antonio Ieva (bass)
Dieter Bernert (drums)


Tracklist:
01 - Chamber Thirteen
02 - Where Ravens Fly
03 - Solitude
04 - Escape The Silence
05 - Turn Off The Light
06 - Glory Disappears
07 - My Dystopia
08 - End Of My Innocence
09 - Stigmatized (Shadows Fall)
10 - Holding On
11 - I, The Deceiver
12 - Cold Embrace (Bonus track en la edición limitada)

Puedes comprarlo aquí.






La banda visitará España en el mes de noviembre para presentar su disco, fechas que nos ilusionan especialmente en Diario de un Metalhead. Ojalá la pandemia no lo impida, aunque hay que ser realistas, pinta mal. Todos los detalles en el cartel:


© Diario de un Metalhead 2021.

No hay comentarios: