lunes, 6 de mayo de 2019

FINAL CUT: Jackhammer (2019, Art Gates Records) Suiza.


Por Jorge López Novales.

El nacimiento de la banda suiza Final Cut data de 2011. Su anterior trabajo “Massive resurrection” es de 2014. En esa primera toma de contacto, vemos claramente su “old school thrash metal” con el que definen el tono de su trabajo. Sólo habría que escuchar su tema “Voice of the people”, incluido en este primer trabajo, para darnos cuenta, ya de aquella, que estábamos tratando con una banda de muy buen nivel.

El pasado 15 de Marzo el grupo retomó la senda de los lanzamientos con su “Jackhammer”. Este disco ha sido grabado y mezclado en los SOS Basement Record Studio (Suiza) y masterizado por Echochamber Dan Suter. El sello valenciano Art Gates Records (In Mute, Heleven, Mind Driller, Trallery, Noctem…) se encarga de su distribución.

Llevo unos días peleando con el nuevo trabajo de la banda ¿Qué problema tengo con “Jackhammer” de Final Cut?. Pues que me ha dejado bastante desconcertado, la verdad. Sin embargo, para mí, esto eso no suele ser una mala señal. Mi sorpresa comienza al entrar en su Facebook, más exactamente, cuando se nos enumera las influencias del grupo: Exodus, Slayer, Revocation, Gama Bomb, Municipal Waste, Suicidal Tendencies, Vader, All Shall Perish, Sepultura, Pantera, Gwar, Psycroptic, Graveyard, Misery Index, Annihilator. En este momento, cuando ya me estoy llevando las manos a la cabeza, leo a continuación como describen su estilo musical, Violent Blues Thrash Massacre.


Sigo conociendo a la banda indagando en su nota de prensa. Curious about our music? (más bien desconcertado) Fast and raging guitar riffs, hammering beats accompanied by aggressive vocals and breathtaking harmonica parts. Un segundo, ¿acabo de leer pasajes de armónica asombrosos? Eso es lo que Final Cut llamaría el encuentro de su Thrash con el “blues”, cuando la armónica ejecuta un solo de guitarra (los cuatro ejemplos se verían en “Creature”, “Die or Die, Guaranteed” un medio tiempo con acelerones salvajes, y en “Generation Y). Sin embargo, estos exóticos pasajes no es lo que más me gusta de “Final Cut”. Y no veo un uso tan marcado o recurrente, de la armónica como para dar nombre a su estilo, el ya nombrado “Violent Blues Thrash Massacre”.

En “Jackhammer” meten en una coctelera todas sus influencias. Podemos apreciar un combo instrumental brutal de base Thrash y la voz de Giulio de Serratore, que no deja indiferente a nadie. Emplea un registro que se mete, por momentos, de lleno en el metal extremo, aplastando pasajes de diversos estilos. Un ejemplo lo encontramos en “Full Steam Ahead”, un tema con unas guitarras muy heavys, al igual que su solo, a la que añaden una batería pasada de vueltas y una voz salvaje. Todo esto provoca que salga algo muy burro fruto de la suma de todos estos extraños ingredientes.


Final Cut juega en todo momento con estos contrastes y esto es lo que define el que presentan como nuevo sonido de la banda. En este nuevo trabajo hacen referencia a distintos estilos e influencias, teniendo tiempo hasta para jugar con su sonido en el tema instrumental “Picasso’s thoughts” con el que cierran su disco.

Viendo la portada de este “Jackhammer” ya podemos ver que desde la propia temática se toman todo un poco a cachondeo, más allá de la simpática definición de su estilo musical. Podemos ver al grupo en un coche y se les ve que no saben muy bien por dónde tirar. A lo mejor no están perdidos y es una metáfora para dejar caer que son gente peligrosa e impredecible.

No estoy en contra de mezclar cosas, estilos, influencias… pero es un camino arriesgado y muchas bandas acaban quedando irreconocibles. Simplemente, hay cosas que no se le ocurren a nadie, musicalmente hablando, porque directamente habría que estar muy loco para materializarlas. Y, si, “Jackhammer” es muy original. Siento mucha curiosidad por saber qué es lo siguiente que se les ocurrirá a la gente de Final Cut.








© Diario de un Metalhead 2019.