viernes, 24 de junio de 2022

Regreso al Infierno. HELLFEST 2022. Parte III. Domingo 18.06. Crónica.


Tercera y última entrega de la crónica sobre el primer fin de semana del Hellfest. Gracias Rochu por la buena labor. En nada comenzamos a hablar del segundo fin de semana, que promete ser aún más bestia.

Por Alejandro "Rochu" García.

Arrancamos la última jornada del primer fin de semana del HELLFEST 15 ANIVERSARIO. Por fin dejamos atrás la ola de calor, no sin recibir el cambio de temperatura con una breve pero intensa tromba de agua la noche anterior, justo cuando AIRBOURNE estaban descargando en el MAINSTAGE 2. El domingo nos esperaban temperaturas de entre 25 y 30 grados, con un sol que apretaba fuerte por momentos, pero nada que ver con lo que llevábamos viviendo desde el miércoles.

No entramos hasta las 13:35, para ver el concierto de LACUNA COIL en el MAINSTAGE 1. La banda de Cristina Scabbia y Andrea Ferro tocaron ante un numeroso y entregado público. Hacía muchos años que no los veía, es alucinante como ha madurado esta banda, un show medido a la perfección, una Cristina que es una pasada ver la personalidad que tiene en el escenario y como parece que va mejorando la voz año a año. Hace poco cumplió 50 primaveras, y hay que decir que está igual o mejor que cuando la vi por primera vez hace ya 20 años. Un muy buen setlist con temas como “Reckless”, “Apocalypse”, “Heaven´s a Lie” o “Nothing stands in our way” que hicieron pasar un buen inicio de jornada al personal.

Paradita para comer y hacer tiempo hasta el bolo de JINJER en el escenario principal. Otra banda que empieza ser una auténtica garantía de éxito, un directo arrollador en cuanto a sonido e igual que LACUNA COIL, con una frontwoman que hace que sea imposible que no te metas de lleno en el show. La banda de Tatiana Shmaylyuk, que aprovechó el permiso para salir de su país y hacer de embajadores del No a la guerra, tuvo un setlist que incluyó temas sobre todo de su último disco “Wallflowers” sin olvidarse de alguna pieza de sus “King of everything” o “Macro”. Llegamos a escuchar temas como “On the top”, “Disclosure!”, “Perennial” o “Home Back”. 

Mientras sonaba “Vortex” nos dirigimos al VALLEY STAGE para el concierto de RED FANG. La carpa se saturó, creo que hubiera sido más adecuado poner a esta banda en un MAINSTAGE. Las carpas ya se les quedan pequeñas, al menos en fama, porque en lo que se refiere al concierto que dieron creo que es una banda que siempre da lo justito, da la impresión de que pueden dar mucho más. Vimos el concierto desde la pantalla que ponen en la entrada de la carpa para momentos como este, en el que la afluencia de público es excesiva.“Malverde”, “Arrows”, “Wires” y para finalizar “Bird in fire” y “Prehistoric dog” fueron algunos de los temas de su setlist.

A las 18:30 llegaba el turno de una de las bandas más esperadas en el MAINSTAGE 1, MAXIMUM THE HORMONE, la banda de Tokio que mezcla sin ningún tipo de patrón definido Punk, Rock y Metal, y que tiene un sonido fresco y potente. Dieron un auténtico bolazo, son pura energía, empezando por su batería Nawo Kawakita, que es capaz de levantar ella sola a todo el personal desde la banqueta de su batería. Reconozco que no había escuchado nada de ellos y que quería llegar así, virgen a su concierto. En cuanto llegue a casa empezaré a escucharlos más, para ver si se queda en grupo de directo o si es un grupo que también tenga una buena escucha en casa.

De ahí pasábamos a DOWN en el MAIN 2, pero antes decidimos subir a la noria del festival para ver las vistas del recinto, aprovechando que no había mucha cola. Simplemente espectacular, por 5 euros merece la pena ver el tamaño del evento desde el aire con tus propios ojos (lo podéis apreciar en la foto de cabecera). Y hablando de euros, decir que un festival como este con pintas de cerveza a 6 euros y grifos de agua por todo el recinto, lo convierte en un evento relativamente barato para el servicio que ofrece a los asistentes, que es de diez en todo momento.

Al bajar de la noria pudimos ver el final de DOWN, con un Phil Anselmo muy centrado y serio. Fue uno de los mejores bolos de Down que recuerdo, cierto es que los otros dos que vi fueron días ANSELMO, en los que está fuera de bolos y a otra cosa. Fue agradable verlos en un tono profesional y acorde al festival. “Pillars of eternity”, “Swan song”, “Eyes of south”,”Stone crow” y “Bury me in smoke” fueron los temas que pudimos disfrutar una vez llegamos al concierto.

Al terminar comenzaba KORN, pero decidimos que ya lo veríamos en el RESURRECTION FEST, con lo que nos fuimos a toda mecha al TEMPLE STAGE, comenzaba el show de MISERY INDEX. Un grupo que las últimas dos veces que tuve ocasión de ver me quedé con las ganas. Son una apisonadora, no fue el mejor sonido del escenario este fin de semana, pero tuvo una contundencia implacable, y son unos musicazos del copón. Me sorprendió que no tuvieron una gran afluencia de público. Tocaron un variado de su larga trayectoria haciendo más hincapié en su último LP “Coffin up the nails”.

Nada más terminar empalmamos con el MAIN 2, donde comenzaba el concierto de las leyendas del heavy metal JUDAS PRIEST. Se notaba que después iba GOJIRA, y que juegan en casa, con lo que aún habiendo gran afluencia de público no fue lo que se podía esperar de un concierto tan mítico de una banda que ha cumplido 50 años en la música y que sigue en plena brecha con discos como su último “Firepower”, disco que ha sido reconocido como una vuelta a discos tan grandes de la banda como “Screaming for vengeance” por ejemplo, y gran culpa de ello la tiene Richie Faulkner, que se ha acoplado a la banda de tal manera que ha asumido el rol de Downing y Tipton en su propia figura. El concierto tuvo un sonido poderoso, las guitarras crujían como solo JUDAS sabe hacer y Travis y Hill siguen siendo una base rítmica demoledora. Voy a poner un pero, hace que no veía a Judas desde 2018 en Bilbao, no sé si sería cosa de este concierto, pero noté que los 70 años de Halford empiezan a pasar factura. No se puede reprochar nada, faltaría más, pero en este show se le vio sufrir, acortando mucho sus agudos y gritos, siempre al borde de romper, ojo, me refiero a que no estuvo como siempre, pero aún así y todo, cantó más que notablemente un setlist con una gran exigencia de temas de larga duración. Pasar nos lo pasamos como enanos cantando todos esos temas que nos marcaron en la vida, “One shot at glory”, “Freewheel burning”, “Turbo lover”, “Hell patrol”, “The sentinel”, “Painkiller”, “Electric eye”, y ya subido en su moto “Hell bent for leather”, “Breaking the law” y “Living after midnight” fueron algunas pero no todas de las históricas canciones que sonaron en su bolo.

Llegaba la hora del grupo de casa, GOJIRA, en un show que ya se sabía que iba a ser un despliegue visual y sonoro sin parangón. El grupo de los hermanos Duplantier es una apisonadora, eso acompañado de su técnica y de la experiencia que han ganado estos años creando un show lleno de viuales maravillosos hace que sea una de las bandas más atractivas de ver hoy en día. “Space time” por primera vez desde hace diez años, “Backbone”, “Flying whales”, “Hold on”, “Another world”, “L’enfant sauvage”, “The chant” o “Amazonia” con la que cerraron, fueron algunos de los temas que ejecutaron los franceses, ante un festival abarrotado y con un público entregado desde el minuto uno. En mi caso he de reconocer que me impresiona el sonido y la puesta en escena, pero es un grupo que no acaba de engancharme, me resulta ciertamente repetitivo en sus temas, como si fueran secuencias continuas dentro del mismo tema, pero eso es una opinión personal, no cabe duda que lo que hacen guste o no lo hacen con un nivel de perfección increíble.

Me escapé durante el final de GOJIRA con la esperanza de llegar al WARZONE, donde tocaba la banda de Candace Kucsulain, WALLS OF JERICHO, que hacía muchísimo tiempo que  no veía, y menos mal que llegué a ver sus últimos cinco temas. Fue el mejor sonido del fin de semana en este escenario junto con SOCIAL DISTORTION. Mucha afluencia de público a pesar de coincidir con GOJIRA, y es que Candace es mucha Candace. Dio una lección de cómo levantar al público, no paró ni un solo minuto, y aguantó con la voz pletórica durante la hora de actuación que estuvieron en escena. Fue una auténtica sobrada de concierto, sin más.

Estábamos ya cogidos con pinzas, reventados y con muy poca energía, con lo que decidimos esperar en el WARZONE  el concierto de SICK OF IT ALL. El público que estuvo en WALLS OF JERICHO se mantuvo más o menos para este concierto. Para el que no haya visto a SOIA, decir que fue su concierto típico, es un grupo que no falla, son NY hardcore en estado puro, energía, divertidos y siempre con un sonido potente y compacto. Nos lo pasamos de lujo cantando sus grandes himnos y despidiendo el fin de semana a lo grande. El único problema fue que los fuegos artificiales que duraron 15 minutos y empezaron al terminar GOJIRA estuvieron incordiando durante la primera parte del concierto tanto de SOIA como de RUNNING WILD. Creo que lo correcto sería esperar a terminar los fuegos para no desmerecer a los grupos que tienen la papeleta de cerrar el festival.

De ahí fuimos saliendo del recinto, no sin disfrutar del final de RUNNING WILD. Pudimos escuchar el “Under Jolly roger”, “Soulless”, “Conquistadores” y “Raise your fist”. Tuvieron poco público para un MAINSTAGE 2, pero sonaron muy bien y la gente se veía muy animada, y es que los RUNNING siempre tienen su público fiel vayan donde vayan. De ahí nos fuimos al METAL CORNER a meter la última bailada y la última fiesta de la semana, una pasada por las batallas de carros del camping, como manda la tradición y a dormir, que 4 días después empieza la segunda parte de esta locura de festival.

continuará ...

Fotos: Hellfest.

Más Hellfest aquí.

© Diario de un Metalhead 2022.

No hay comentarios: