martes, 27 de septiembre de 2011

METALLICA Metallica. 20 aniversario.

Mientras estos días los blogs se inundan de artículos referentes al vigésimo aniversario del “Nevermind” de Nirvana y de los dos “Use Your Illusion” de Guns N’ Roses, yo prefiero dedicar un espacio relevante al también 20 aniversario del que sin duda fue el disco más destacado de 1991.Ni Guns N’ Roses, ni Nirvana, ni ostias. Le pese a quién le pese, el disco nº1 del año 1991 fue el llamado “Black Album” de Metallica.

Con él, la banda capitaneada por Lars Ulrich pasó de ser un grupo de thrash metal a ser una banda de Rock, así, en mayúscula y alcanzó niveles jamás imaginados hasta entonces por una auténtica banda de heavy metal. El disco se publicó en agosto de aquel año, y quizás habría sido más correcto haber escrito esta entrada entonces, pero en ese momento, con la extensa crónica de Wacken no hubo tiempo casi para nada más. Así que mi homenaje al más popular de los discos de Metallica ha quedado pospuesto hasta ahora.

En casa lo tenemos en Doble LP, CD y Cassette.

Metallica - Metallica. 1991

El primer paso para dar el salto fue significativo. Escoger a Bob Rock como productor. El canadiense ya por entonces tenía fama de mago, aunque más que mago se le podía considerar como al Rey Midas del Hard Rock de la época. Con él al mando, habían alcanzado el estrellato bandas como Kingdom Come con su primer y fantástico álbum, The Cult con “Sonic Temple” - aún hoy en día el mejor de sus trabajos -  Mötley Crüe, Bon Jovi con “New Jersey”... la lista era extensa. Metallica conocían bien el material del que disponían y creyeron acertadamente que Bob Rock era la persona correcta para darle forma.

“Metallica”, que así es como se llama en realidad el disco, salió a la venta por primera vez el 12 de Agosto de 1991, tres años después de su anterior trabajo “... and Justice for All”. Y fue el último disco de la banda que se pudo calificar con una nota de diez.

Maxisingle de la colección personal

La portada me impactó en cuanto la vi por primera vez. Fue en la cassette que mi madre me trajo como regalo de sus vacaciones en Tenerife aquel verano. Negra entera. En ella apenas se adivinaba el logo del grupo en la esquina superior izquierda y una pequeña serpiente enrollada en la inferior derecha.

El single de adelanto fue “Enter Sandman”. Poseía un pegadizo estribillo y era de una simplicidad que asustaba. De repente se les podía ver en la televisión gracias al video-clip y escalaban puestos en las listas de éxitos generalistas y también en las de ventas. En los charts de heavy metal arrasaban, por supuesto. Solo Guns N’ Roses, con sus dos discos dobles, aguantaban el tirón de los de San Francisco.


Elektra, sabiendo que el producto que tenía en sus manos emanaba grandes dosis de musicalidad y comercialidad, lanzó una campaña publicitaria nunca vista hasta entonces para un disco de metal. Ahora ya no contestaban a preguntas de los plumillas melenudos de siempre. Concedían entrevistas a medios generalistas y a revistas de rock que siempre les habían ignorado hasta entonces por ser demasiado heavies.  En España hasta el diario El País les llegaba a dedicar artículos. Aparecieron incluso en la  afamada Rolling Stone. Los elogios habían alcanzado la categoría de universales.

CD's-singles

Al ser interrogados por gente que desconocía por completo la trayectoria de la banda, llegaron a darse circunstancias tan bochornosas como que les preguntaran por la salida de su “segundo álbum”, demostrando su total desconocimiento de la carrera musical de la banda. Recordemos que “Metallica”, era el quinto de sus discos.

¿Por qué se les tachó de comerciales? El movimiento de toda esta gente, que súbitamente comenzó a revolotear a su alrededor, es una señal clara de que el disco lo era. Los temas eran más cortos que en el anterior trabajo, más melodiosos y menos técnicos. Por primera vez habían incluido baladas. Las letras demostraban sensibilidad, emotividad y menos furia que en anteriores trabajos. Y desde luego, a ellos se les subió a la cabeza; como señal inequívoca diremos que en menos de un año llegó el divorcio para Lars, Kirk y Jason.


Asimismo se incluían en la grabación otros instrumentos que dotaban a las canciones en tesituras hasta ahora nunca visitadas por la banda, como el violoncelo o el uso de hasta una cuarentena de aparatos de cuerda en “Nothing Else Matters”. Instrumentos que hoy en día aparecen con frecuencia en los discos de metal, pero que en aquel momento, de heavies no tenían absolutamente nada.

En 1991 un violoncelo era lo menos heavy que te podías echar a la cara. Aunque como apunte añadiremos que aquello marcó tanto a unos chavales de Finlandia, que por entonces iban al conservatorio, a practicar precisamente con su violoncelo y que años más tarde publicarían un disco de tributo a Metallica utilizando únicamente ese instrumento. Hablo de Apocalyptica, por supuesto.

Otro de los maxisingles

No se sabía si Metallica daban un salto enorme o al vacío. El caso es que pasaron a ser conocidos por todo el mundo. El tour duró tres años y dio varias vueltas al mundo. Del autobús pasaron al avión privado. España creo recordar que fue por entonces visitada hasta tres veces en tres giras distintas. Yo tuve la suerte de verlos en la del “snakepit”, aquel escenario en el que setenta y cinco afortunados eran situados en un foso situado en el centro del mismo. Fue en San Sebastián y aún conservo una camiseta de la época.

Mi camiseta sin mangas

Algunos de sus fans de toda la vida les acusaron de haberse vendido a la comercialidad, lo cual quizás sea cierto, y les abandonaron. Son muchos los metalheads para los que los únicos discos válidos de la banda, son los cuatro anteriores al álbum negro, aunque algunos se han reconciliado con ellos hace bien poco gracias al último y sensacional “Death Magnetic”, el ahora llamado “álbum blanco”.


En mi caso personal, les seguí escuchando. Incluso años más tarde con los flojísimos y odiados “Load” y “Reload”, aunque no sonasen a lo de siempre. Aún poseo aquella cassette que mi madre me regaló de  su viaje a Tenerife, pero tengo también tenemos el álbum negro en doble vinilo y por supuesto en cd. Mi chica aportó a la colección algunos maxis espectaculares y ya por entonces conseguimos algunos bootlegs.

Cierto es que este disco marca una frontera clara entre los Metallica thrashers que tanto nos encantaban y los actuales, capaces de hacer cualquier cosa por ridícula o comercial que pueda parecer, a veces incluso buscando la comercialidad descaradamente. Desde entonces su carrera ha sido más exitosa que nunca aunque musicalmente llena de trabajos de medio pelo, que han tenido éxito por salir bajo el nombre que han salido. A saber que habría pasado con ellos de verse publicados con otro nombre que no fuera el de Metallica.

Algunos bootlegs

A partir de ese momento han hecho lo que les ha venido en gana sin importarles el público, pues saben que sus nuevos fans carecen realmente del sentido crítico que tenían los de los años ochenta y que tragan con lo que sea. Las ventas son escandalosas hagan lo que hagan. Ya sea un tedioso disco doble con orquesta sinfónica, uno de versiones, un trabajo en el que la batería suena a lata, una banda sonora asquerosamente  comercial, un single con unos raperos o una colaboración absurda con un artista que nada tiene que ver con ellos como es el caso de Lou Reed. Se venderá igual y la prensa les besará los pies. Por supuesto que algunos artistas pop seguirán haciendo versiones de sus temas y convirtiéndolos en mierda mientras sus cuentas bancarias crecen y crecen.

No importa. Sea como fuere, en mi opinión “Metallica” fue el mejor disco de 1991 y junto con los dos exitosos “Use Your Illusion” de los también por mi adorados Guns N’ Roses, hicieron que el grunge no nos llevara del todo por delante. Gracias a ellos no nos desviamos del buen camino. En la zona de Mieres con eso y con el Aquabar - que regentaba Martín y que era el único templo donde escuchar heavy metal en aquella época - y en la que los oviedistas presumíamos de tener un equipo que se paseaba por Europa, resistimos.

© Larry Runner 2011

domingo, 25 de septiembre de 2011

The Menace is here!


Por fin. La espera ha terminado. Ya tengo en mi poder mi disco más deseado de los últimos años. The Menace, el primer trabajo de larga duración de CRISIX ya está en la calle bajo el mecenazgo de Kaiowas Records. La grabación tuvo lugar en los Ax Studios de Barcelona y para darle el toque final a la masterización Javi y Busi se desplazaron hasta los Stage One Studios de Andy Classen en Alemania. Los que los han visto en vivo saben que lo que se avecina va a estar bien. Los que aún no han tenido la oportunidad y siguen este humilde blog, estarán hasta las narices de leer cosas suyas, pero ahora verán que no exageraba cuando decía que eran unas máquinas.


Han sido muchos meses de larga espera, pendientes de ver si caía alguna migaja más, y dándole innumerables escuchas a "Ultra Thrash", el single que nos habían dejado en su página de myspace. Ojo con las colaboraciones, que son de auténtico lujo.


Hemos visto varias veces como se lo pasaban en grande en el estudio, disfrutando de cada momento de la grabación a través de su canal de youtube. Nos dejaron cinco episodios que ahora yo transfiero aquí por si algún despistado no los ha visto aún.






Así que por fin llegó el momento de disfrutar de uno de los mejores discos de este año. Viendo como sonaba el single, supongo que la espera habrá merecido la pena. Si aún no lo has encargado, puedes acerlo en este link y pagarlo via Paypal. Si no tienes cuenta en paypal, ahora puedes pagar igual con tu tarjeta de crédito a través de la página. Es la forma de pago más segura vía internet.


Crisix estarán en gira, de momento por toda la Península Ibérica. La primera parte de este tour será por pequeños clubs y en compañía de los también catalanes y compañeros de sello The Eyes. En Gijón actuarán el 12 de Noviembre y además estarán con ellos los turoneses Teksuo. Estas son las fechas confirmadas hasta ahora:

21 Octubre- Sala Arco, Alcázar de San Juan- Ciudad Real
22 Octubre- Sala Baoba, Albacete. (Esta ya la conocen)
28 Octubre- El Cau, Andorra
04 Noviembre- Sala Japan, Villareal- Castellón
05 Noviembre- Rock City ,Valencia
11 Noviembre- Sala Biribay, Logroño
12 Noviembre- Sala Budha, Xixón + TEKSUO
17 Noviembre- Apolo 2, Barcelona
18 Noviembre- Sala Fanatic, Sevilla
19 Noviembre- Sala Malevaje, Almería
17 Diciembre- Sala Zero, Tarragona


Además el 27 de Noviembre estarán en Madrid, en el Gruta 77 compartiendo escenario con los americanos WARBRINGER.

Próximamente la reseña del disco.

© Larry Runner 2011

viernes, 23 de septiembre de 2011

Diario de un metalhead. Capítulo XVIII: Los 5 conciertos más caros de mi vida

He aquí la lista de los conciertos que más me limpiaron la cartera. En la lista hay incluidos bolos de un solo día, nunca festivales. En ocasiones veréis que hay viajes lejanos por medio, pero en el fondo son viajes cuyo origen estuvo única y exclusivamente en acudir al concierto, aunque una vez desplazados ya aprovechásemos la coyuntura para hacer turismo.


IN EXTREMO + THE 69 EYES. Berlín 1.500.-€
Sin duda fue la vez que más pasta gastamos por culpa de un concierto. Fue un viaje de fin de semana, pero la única y exclusiva razón que nos hizo a ir a Berlín aquella primera vez fue el concierto al que nos invitaron por haber estado en el crew de la banda en su primer tour por España.

Entramos gratis, pues teníamos pases de AAA (Access All Areas). Pero todo lo demás corría de nuestra cuenta. Entre los vuelos, que sacamos a última hora por que nos avisaron tarde, el hotel, que ya puestos pillamos uno cojonudo en el centro, comer, birras a patadas, etc, la broma salió un poco cara. ¡Pero vaya si mereció la pena!  Solo por acabar abrazado al bajista de The 69 Eyes por el backstage ya fue una experiencia impagable. Menudas risas.


En la cantidad van incluidos los souvenirs y todos lo gastos que se nos antojaron, porque para una vez que íbamos a Berlín... En el importe hay que tener en cuenta que no fuí solo, mi chica me acompañó, por supuesto. La ciudad nos enamoró y meses más tarde volvimos ya con más tiempo para visitarla a fondo. En la segunda ocasión aprovechamos para ver a Turisas con Norther.


WOLFSBANE. London 2011. 800.-€
Ver a Wolfsbane era un sueño para mí. Así que en cuanto me enteré de que ser reunían intenté por todos los medios que el sueño pasara a ser una realidad. Habían sido muchos años queriendo ver a la banda original de Blaze Bayley y la oportunidad de verlo en un show exclusivo para solo 275 personas no se me podía escapar. Lo más difícil, conseguir las entradas fue al final muy sencillo estando pendiente del teclado en cuanto salieron a la venta.


Una vez que ya teníamos las entradas en nuestro poder ya compramos los vuelos de Easyjet y reservamos un hotel cerca de la mítica sala The Borderline, lugar donde se celebraba el concierto. En el importe incluyo todos los gastos: vuelos, hotel en pleno Soho de tres estrellas, entradas, y todos los caprichos que dos personas adultas y rockeras pueden tener en una ciudad como Londres durante 3 días, souvenirs incluidos, que fueron un buen montón. A pesar de lo escandalosa que pudiera parecer la cantidad, no tengo la sensación hoy en día de que fuese caro. Volveremos a Londres.


AEROSMITH. Barcelona 2010. 700.-€
Era una asignatura más que pendiente, y con la edad que tienen las huestes de Steven Tyler ya encima no queríamos perdérnoslos bajo ningún concepto. Así que a través de internet conseguimos las entradas por Viagogo. Nos salieron algo más caras porque en las webs oficiales fue imposible adquirirlas. Acabaron llegando solo dos días antes de partir para la Ciudad Condal. ¡No veáis que agonía con eso! Vuelos, tickets, merchan, hotel cerquita del Palau St. Jordi, cena con mi hermano, etc. La broma fue carilla, pero mereció la pena. Los vimos muy cerca pues estuvimos en la mismísima pista. Aerosmith forever.




IN FLAMES + GOJIRA. Barcelona 2008. 600.-€
Fue durante el puente del Pilar. Viajamos en avión, y si tenemos en cuenta eso y las entradas ya subía un buen pico. Teníamos alojamiento gratis pues estuvimos en el piso de mi hermano. Puede parecer mucho dinero, pero una vez más, hay que contar con que el gasto fue entre dos personas. Además el día anterior estuvimos en Mephisto para ver a GLYDER, ya que estábamos en Barcelona había que aprovechar al máximo. Aún así, 600 euros teniendo alojamiento gratuito, son una cantidad importante.




IRON MAIDEN + TRIVIUM + LAUREN. Barcelona 2006. 250.-€
Vuelo + entrada + juerga + merchan + tren + metros + taxis. Un montón de dinero gastado más aún teniendo en cuenta que en la cantidad no va incluido ningún tipo de gasto de hotel, ya que partí en el avión la mañana del día del concierto y volví a la mañana siguiente con un dobletazo de morir.
Los katxis en el concierto a 10 .-€, y como eran tan sumamente caros pensamos en beber despacio para no arruinarnos. Pronto se nos olvidaron nuestros propositos de austeridad. Durante la actuación de Lauren Harris, que fue la primera en pisar el escenario, ya bebimos tres litros (entre el Txema y yo). Mil de los antiguos duros en media hora solo y solo en cerveza. Con tal derroche, no es extraño el importe de la cantidad final. Una barbaridad.


De todas formas pocas veces me he reído tanto como aquella mañana en el Aeropuerto del Prat tomando copas rodeado de corbatos que desayunaban. Y es que acudimos al Aeropuerto pronto, en cuanto nos echaron del Valhalla, del que solo los camareros salieron tras nosotros.
Para el concierto de Valencia del año pasado el gasto subió algo más. Nos salió por 350 euros, pero esos gastos una vez más son de dos personas. Con lo cual, en proporción, la aventura de 2006 fue mucho más cara.

© Larry Runner 2011

jueves, 22 de septiembre de 2011

MAX CAVALERA: LA VOZ DE LOS SIN VOZ (2010- Quarentena Ediciones) by Antonio Valseca.


By Larry Runner.

No. No voy a meterme ahora a crítico literario ni muchísimo menos. Pero llevaba largo tiempo queriendo exponer mi opinión acerca de este libro, y de lo que a mí personalmente me ha aportado. Más aún habiendo dedicado espacio en este blog al patético ejemplar sobre la vida de Amy Winehouse del señor Nick Johnstone.

miércoles, 21 de septiembre de 2011

Amy Amy Amy. La Historia de Amy Winehouse.


Título: Amy Amy Amy. La Historia de Amy Winehouse.
Editorial: Discos Crudos.
Autor: Nick Johnstone.
Fecha de Edición: 2008.

La curiosidad me llevó a leer éste libro. “Amy Amy Amy” es el título dado a la obra de Nick Johnstone que recoge, según reza en su cubierta “La historia de Amy Winehouse”.

lunes, 19 de septiembre de 2011

Road Report: Munich 2011. Parte 2 de 2. Crónica Concierto: IN EXTREMO. Landshut (DE), Do. 04.09.2011


Landshut acogió el último concierto de la gira que In Extremo ha llevado a cabo por ocho recintos medievales a lo largo de todo el verano bajo el nombre de “Burgentour” (Tour de Castillos). En esta ocasión, el lugar elegido para el concierto fue el Castillo de Trausnitz, fortaleza medieval fundada por Ludwig I en 1204. 

domingo, 18 de septiembre de 2011

Black Sabbath y sus influencias sobre los fantasmas.


Da la risa. Me carcajeo al leer como a algunos “artistas” de esto que se llama metal, aunque aún más en músicos de rock, se les llena la boca en las entrevistas nombrando a Black Sabbath como su principal influencia.

viernes, 16 de septiembre de 2011

Road Report: Munich 2011. Parte 1 de 2


Una vez más la música nos llevó a Alemania. En esta ocasión partimos en avión desde Bilbao, para pasar unos días en el país donde tanto disfrutamos los amantes de la buena cerveza y del heavy metal.

martes, 13 de septiembre de 2011

Whitesnake "makes me hard".



Por Larry Runner.

No se cuando me pasó exactamente por primera vez, supongo que sería por 1984, porque al fin y al cabo fue en aquel año cuando les descubrí con quince años.

EXECUTIONER: In The Name of Metal (1986). USA.


Aunque este disco no sea un discazo, por lo menos la banda de Boston (no confundir con los italianos más modernos) no sonaba como los millones de grupos thrash de la época. Intentaron hacer algo original mezclando US Metal con thrash, punk y heavy metal y eso tiene mérito. Otro grupo que lo intentó fue Mace.

Si te puedes imaginar una mezcla del debut de Attacker, las demos de Medieval, las primeras canciones de GBH/The Exploited y los primeros discos de Mötorhead o Tank, entonces sabes exactamente como suenan la mayoría de las canciones de este disco.

De izq. a dcha: Ari, Marc y Dan.

"Hell and back", "Death by the blade", "Nuclear Nightmare" o "Annihilation" son todas canciones metálicas, pero con una base punk muy fuerte. Quizás justamente por eso no llegaran a ninguna parte en su día. Eran demasiado heavies para los punks y demasiado punk para los metalheads. 

También la producción era sucia, más de demo que de lp, algo que quizás tampoco ayudó demasiado, aunque a mí me mola mucho más así. En el 86 los discos metálicos comenzaban a sonar limpios, con producciones millonarias y el sonido sucio de álbumes como "Kill'em All", por ejemplo, estaba ya lejos en el tiempo y no se llevaba.


Track list:
1. Victims of Evil
2. Hell And Back
3. Death By The Blade
4. Nuclear Nightmare
5. Your Life Is Over
6. Annihilation
7. In A Silent Way
8. Genocide
9. Going Blind
10. Cyanide
11. In The Name of Metal
12. Battlelands

Line-up:
Marc Johnson: Guitarra y voz
Ari Vainio: Bajo
Dan Scannell: Batería

By René Engelaan



domingo, 11 de septiembre de 2011

Road Report: Bermeo. Angelus Apatrida. Mi. 07.09.11.


Cuando el otro día, al término de la actuación de Angelus Apatrida en el Vaques Fest, me enteré de que la banda iba a visitar escenarios del norte una vez más, me alegré enormemente. Y es que la suerte estaba de cara. La fecha era el 7 de Septiembre y el lugar Bermeo, a poco más de una decena de kilómetros del Aeropuerto de Bilbao, al cual tenía planeado llegar la noche anterior procedente de Munich tras pasar unos días de vacaciones en la capital bávara.

Era como una señal, y a las señales hay que hacerles caso. Así que hicimos un "enorme esfuerzo" y encontramos un hotel rural de ensueño muy bien de precio y a ocho kilómetros escasos de la famosa villa pesquera que esos días celebraba su Semana Grande. Un lugar ideal para descansar de los agotadores días vividos en Alemania y de paso aprovechar para conocer un sitio nuevo disfrutando de su paisaje y de su gastronomía.

sábado, 10 de septiembre de 2011

Wacken 2011: Recuerdos.

Una de las cosas que mayor satisfacción personal te puede aportar una visita al festival de Wacken, es la cantidad de recuerdos y de memorabilia con la que puedes regresar a casa casi sin forzar. Una vez mas he venido cargado de detalles especiales y eso que a lo largo del festival tuve tiempo de asistir a las actuaciones de 37 bandas. Alguien que se dedicara durante los tres días a acumular memorabilia en vez de ver conciertos necesitaría una maleta extra para poder regresar con todo ello. Lo que se puede ver a continuación es solo un ejemplo, unas cuantas cosas, ejemplos de aportes de este Wacken 2011 a mi colección de memorabilia. Recuerdos que permanecerán para siempre.

 Llavero con abridor de FreiWild

Foto con Tobias Exxel de Edguy

Foto firmada por Accusser 

 
Autógrafos de Skeletonwitch

 Adhesivos varios

 Foto con Aylyn de Sirenia

 Discos firmados

 CD promocional de Hämaton

 Foto con Jems Ludwig de Edguy

 Memorabilia del festival

 Foto con Matthias Lange de Metalium


Programa oficial

Set-list de Onslaught

CD exclusivo del concierto de Warrant

 Autógrafos de Sirenia

Foto con todos los Skeletonwitch


© Larry Runner 2011

miércoles, 7 de septiembre de 2011

In loving memory of Würzel, Taiji Sawada & Jane Scott.



El ex-guitarrista de la etapa más brillante de Mötorhead falleció el pasado 9 de Julio. Nos dejó con solo 61 años debido a una enfermedad del corazón. Su auténtico nombre era Michael Burston y fue guitarrista de la banda de Lemmy durante 11 años, desde 1984 hasta 1995.

lunes, 5 de septiembre de 2011

Crónica Wacken 2011. 3/3


SABADO 6

El sábado madrugamos un poco menos. El cansancio empezaba a pasarnos factura, y cuando llegamos los suecos CRASHDIET ocupaban el centro de atención en el True Metal Stage. El sonido no les acompañaba, la verdad es que era un horror.  Así que nos fugamos al Wet Stage, donde un puñado de metalheads acudían al excelente show que estaban ofreciendo los noruegos TRIOSPHERE.

domingo, 4 de septiembre de 2011

Crónica Wacken 2011. 2/3


VIERNES 5

Fue duro levantarse tras haber llegado tarde al hotel la noche anterior. Pero queríamos estar a primera hora de la mañana costase lo que costase. Los alemanes PRIMAL FEAR actuaban a las doce del mediodía en el Party Stage, compitiendo con ENSIFERUM que lo hacían a la vez en el Black Stage. Escogimos a los teutones porque su tour de el año pasado por España fue inolvidable para nosotros y había muchas ganas de volver a verles.

El estado de forma de la actual formación, la mejor desde la fundación de la banda, es realmente deslumbrante, y sus conciertos poseen una contundencia y una calidad dificilmente superables por otras bandas del estilo.


Una hora de música avasalladora que reunió ya a esas tempranas horas a más gente de la que se puede ver en los festivales españoles. Abrieron con “Sign of Fear” e interpretaron el set habitual de su último tour con los normales recortes para adaptarlo al tiempo del que disponían. Les tocó desperezar a los metalheads, una faena difícil. Pero canciones como “Nuclear Fire”, Angel in Black” o “16.6.” desperezan a cualquiera. La apoteosis final vino de la mano de la esperada “Metal is Forever”. Sobresalientes.

Tras la descarga alemana acudimos al lejano Wackinger Stage. Nos picaba la curiosidad por ver a IGNIS FATUU, aunque para ello hubiera que sacrificar a los fans de los Lakers Suicidal Tendencies. Puede que a algunos que lean esto les parezca un sacrilegio, pero a los hardcoretas los hemos visto ya anteriormente y a los alemanes dificilmente los vayamos a disfrutar fuera de su país. Hacen una mezcla de música medieval con rock en la onda de sus compatriotas In Extremo, incluso como aquellos tienen un tema titulado “Spielman”,  pero nos quedó claro que no llegan a la calidad de las huestes de “Das Letzte Einhorn”. Su música es más melódica y suave que la de los de Berlín Este, y una voz femenina ayuda mucho en los coros pero quizás les falte un poco de fuerza para triunfar dentro del mundo del metal.

Tras la actuación de los medievales alemanes, hicimos uso de nuestra acreditación para acudir a la sala de prensa situada en el backstage y presenciar la presentación de la banda alemana EAT THE GUN.

Los hardrockeros actuaron en exclusiva para la prensa en la carpa reservada a los medios. Allí nos deleitaron con un pequeño repertorio para hacernos saber que vienen fuertes y dispuestos a comerse el mundo con su tercer disco de larga duración titulado “Runner”. En España ya tienen algún que otro fan tras haber ganado hace unos años el concurso de “Bilborock”. Ahora el trío alemán vuelve con renovadas esperanzas y sabiendo que su trabajo tarde o temprano tendrá que ser recompensado. Nos lo hicieron pasar bien con las nuevas canciones.


También en la “zona noble” pudimos disfrutar de una escucha exclusiva para prensa del nuevo trabajo discográfico de los thrashers británicos EVILE “Five Serpenth’s Teeth”. Cinco fueron los temas que escuchamos antes de escapar corriendo a ver a As I Lay Dying. Apuntar que nos sonaron mejor que todo trabajo anterior de la banda y que nos recordaron mucho a Metallica. La producción es realmente brillante y sin duda puede convertirse en uno de los más destacados a final de año.

A las cinco de la tarde, tres eran las opciones a escoger. El concurso de Miss Camiseta Mojada, Rhapsody of Fire en el Party Stage o AS I LAY DYING. Nos quedamos con la última opción y acertamos. 

Los de San Diego hicieron un set sin concesiones y salieron llamando a la rebelión, pidiendo a la gente ya de inicio montar un “circle pit”. Durante los sesenta minutos de concierto, la brutal agresividad de su música no dio ni un instante para el respiro. Entre la inicial “Within Destruction” y la final “94 hours” la muchedumbre que se congregó frente al Black Stage parecía simular una batalla campal. El bajista Josh Gilbert tiene una importancia vital en el peso del show, pues se encarga de todas las voces melódicas que dan ese excelente contraste a los gruñidos de Tim Lambesis. El calor nos asfixiaba y las llamas que rodearon a la banda en el escenario no servían precisamente para refrescar.

Foto: Sergio Blanco

Los violentos mosh surgían de forma espontánea durante la interpretación de temas como “Through Struggle” o “Forever”. Conciertazo que sirvió como calentamiento para la tormenta sónica que llegaría más tarde bajo el nombre de Heaven Shall Burn. Ahora que In Flames parecen haber abandonado definitivamente la rudeza con su metal moderno lejano del death melódico, As I Lay Dying parecen un buen aspirante a hacerse con el trono del estilo. Incendiarios.

Tras la descarga de As I Lay Dying aprovechamos para acercarnos al Meet & Greet exclusivo de Metal Hammer. Allí nos sacamos unas fotos y ampliamos la memorabilia personal a costa de Accuser y de Sirenia. Además pudimos charlar con la bellísima y encantadora Aylin, la española que desde hace tres años ocupa el puesto de vocalista de la banda noruega.

DEADLOCK actuaban en el Wet Stage. Hasta allí nos acercamos pues teníamos muchas ganas de verles en acción. Salieron con un volumen tan brutal que pensé que la única intención de su técnico era dejar a la escasa audiencia sorda. Esperamos un par de temas, y viendo que el volumen no bajaba de nivel y que la música no era tal, sino que debido a la potencia era una gran bola de ruido en la que no éramos capaces de distinguir ningún instrumento, abandonamos disgustados el lugar. Una clara demostración de que el técnico de sonido de una banda es sumamente importante y que es una función que no puede realizar cualquiera. Fueron muy pocas las bandas que sonaron mal en Wacken, Deadlock fue una de ellas. Lástima. 

HEAVEN SHALL BURN salieron uniformados. Camisas rojas y pantalones negros para sus elegantes componentes. El metalcore se convertía en dueño y señor de Wacken. La cantidad de gente que consiguieron convocar frente al escenario dejó bien a las claras que eran una de las formaciones más esperadas a pesar de ser casi unos habituales de Wacken. El estado de locura que habíamos observado durante la actuación de As I Lay Dying se volvió a repetir durante el show de los de Saalfeld, que bajo la batuta de su frontman Marcus Bischoff dieron un recital pletórico, sin descansos y no apto para corazones viejos.

Disfrutamos durante toda la actuación, pero especialmente cuando interpretaron “The Omen” y “Combat”, casi al principio de su set. Y es que los temas de “Invictus” levantan a cualquiera. Wacken se llenó de crowdsurfers, sobre todo de chicas, a pesar de que esta opción era muy arriesgada si tenemos en cuenta que la gente estaba más pendiente de conservar su físico ante los agresivos “mosh” que de mantener a flote a los valientes surfers voladores. A las chicas se les regalaba una camiseta si llegaban al foso de los Metal Guard, o al menos eso había prometido a través del micro el señor Marcus. No nos acercamos tanto a la parte delantera como para comprobarlo.


Foto: Sergio Blanco


Un enorme video-world ocupaba el fondo del escenario proyectando imágenes en todo momento, algo que junto con la pirotecnia ayudó a dar aún más brillo a una de las mejores actuaciones del festival. Habría sido genial que terminasen con la interesante versión del “Nowhere” de THERAPY?, tema que apareció en su último disco “Invictus” como bonus, pero no pudo ser. A cambio cerraron con otra versión, “Black Tears” de los disgregados death-metaleros suecos Edge of Sanity. Impresionantes.

Set-list:

Profane Believers
Voice Of The Voiceless
The Omen
Forlorn Skies
Combat
Awoken
Endzeit
Counterweight
The Disease
Whatever It May Take
I Was I Am I Shall Be
Behind A Wall Of Silence
Return To Sanity
Black Tears (Edge of Sanity)

JUDAS PRIEST eran por supuesto una de las estrellas del cartel, y ello quedó demostrado viendo su capacidad de convocatoria. Pero salieron a un volumen brutal y su sonido no fue precisamente de los mejores del festival. Como dice el anuncio de una famosa marca de neumáticos: la potencia sin control no sirve de nada. Casi nos dejan sordos. A pesar de alejarnos del escenario el volumen seguía molestando a nuestros tímpanos.

Comenzaron su actuación aún de día y con “Rapid Fire”. La empalmaron con “Metal Gods”, tras la cual un Rob Halford que presentó un estado de forma y de voz impresionantes, hizo las presentaciones, aprovechando para contarnos que aquella iba a ser una de sus últimas actuaciones en festivales.


Foto: Sergio Blanco

El novato Richie Faulkner a nuestra izquierda se encontraba como pez en el agua. Parece llevar toda la vida en la banda y es impresionante el desparpajo y la naturalidad con la que ha ocupado el puesto al lado de unos compañeros que casi le duplican en edad. A ello contribuye que en temas como “Heading Out to the Highway” sea el protagonista exclusivo haciendo el solo. El joven brillaba con luz propia pues no paraba de moverse mientras Ian Hill, como en él es habitual se quedaba al fondo del escenario, lejos de los objetivos de los fotógrafos, y Glenn Tipton permanecía bastante estático.

Con “Judas is Rising” abandonamos el lugar. Habiendo visto a los Judas en otras muchas ocasiones y mejores condiciones de sonido (sin peligro de sordera), aprovechamos para intentar ver por primera vez a SIRENIA que actuaban en el Wet Stage y apoyar a la compatriota Aylin que tan amable había sido con nosotros cuando pudimos charlar con ella a media tarde. 

Tras tanta brutalidad sónica a lo largo de la tarde, nuestros oídos agradecieron los sonidos melosos y la preciosa voz de la valenciana. El Wet Stage era un remanso de paz. Comenzaron con "The Path to Decay". Aylin apareció toda de negro, vestida con una amplia falda y un apretado corpiño de cuero que hacía lucir su figura. Tiraron de coros y orquestaciones grabadas, lo que ayudó muchísimo al lucimiento de una actuación realmente sensacional.

Los ojos se nos escapaban hacia el hermoso escote que lucía la vocalista, mientras ella se desmelenaba con canciones como "The End of It All". Morten Veland se encargaba de las voces guturales.

Durante la actuación, la española sufrió problemas en su auricular. Todos sabemos que es difícil poder cantar sin escucharse, y eso es lo que le pasó a ella durante gran parte del show, sobre todo con “Oscura Realidad”, versión española del tema “The Darkness” y bonus track en su último trabajo discográfico “The Enigma Of Life”, en la que lo pasó realmente mal. Fue emocionante ver a Aylin interpretar el tema en castellano, nos gustó más aún la final “My Mind's Eye” en la que la gente, que abarrotaba la carpa se entregó definitivamente. A pesar de los problemas, estuvieron muy bien.

Probablemente sean la banda de Black Metal Noruego más infravalorada de la historia. Sin duda son la menos famosa fuera de sus fronteras, y eso que viéndoles en directo uno se da cuenta enseguida que están muy por encima de otras bandas de su entorno. El caso es que a día de hoy siguen siendo una banda underground, que contaba con media hora para lucirse y que no sabemos muy bien porqué al final tocaron poco más de quince minutos. 

Tienen una puesta escena envidiable, y todo lo que se puede esperar de un grupo de su estilo, algo que echamos de menos al día siguiente viendo a Mayhem. La pintura de sus caras, junto con sus vestimentas negras, sus muñequeras de largos clavos y la iluminación oscura, dotaron a la corta actuación de una atmósfera no igualada en todo el festival. Con temas como “Mouth of Madness” sonaron como una apisonadora sónica. Aún tengo ese riff resonando en mi cabeza. Una pena el poco tiempo, aunque también y a partir de ahora, una deuda pendiente.


Como la actuación de Tsjuder fue corta, aún nos dio tiempo de volver al True Metal Stage para ver el tramo final del concierto de JUDAS PRIEST. Llegamos para “Breaking the law”, tema que siempre apetece escuchar y que lució mucho más con la pirotecnia que iba al ritmo con la canción.  Luego Scott Travis se lució con su solo antes de atacar “Painkiller”, el espectacular tema final de un brillante show en en el que la portada del “British Steel” estuvo presente en todo momento como fondo de escenario.

Habiéndonos perdido la mayor parte del espectáculo por querer ver a Sirenia y Tsjuder, la cosa había sabido a poco. Pero estábamos de suerte, ya que volverían para hacer no uno, sino dos bises. Una hermosa traca final con “The Hellion/Electric Eye”, la dura “Hell Bent for Leather”, “You’ve Got Another Thing Comin’ ” y la última: “Living After Midnight”. No deberían retirarse Al menos no ahora. Están en un momento dulce. Ojalá se lo piensen y los podamos volver a ver en tan buena forma. Eternos. 

El renacimiento del Thrash Metal los ha vuelto a la actualidad para regocijo de los amantes del género y dieron buena muestra de ello en el Wet Stage, aunque en honor a la verdad, hay que decir que los allí presentes éramos más bien pocos. Solo queda un componente de su formación original Frank Thoms, un hombre que lleva toda su vida combinando la carrera con diferentes formaciones sin haber conseguido el éxito. En definitiva, media hora de thrash metal de vieja escuela sin descanso del que disfrutamos de lo lindo.


No se de quién sería la idea de llevar a la secuela de Kyuss a Wacken, pero creo que no fue buena idea. En el escenario del Wet Stage, y casi en penumbra, solo consiguieron atraer a un pequeño puñado de fieles y de algunos curiosos que en ningún momento conectaron con unos músicos que parecía que habían salido a cubrir el expediente y a no esforzarse demasiado. La calidad se les reconoce, pero el espectáculo fue más bien tedioso.

Llevábamos más de 12 horas por el recinto y las fuerzas comenzaban a flaquear. A pesar de ello, los australianos consiguieron levantarnos el ánimo y nos hicieron vibrar durante toda su actuación. Como siempre, su concierto, de una hora, fue una fiesta continua sin descanso.
Joel O'Keeffe es una auténtica bestia del escenario. Suele subirse a los sitios más insospechados, pero en esta ocasión se superó y nos puso el alma en vilo. Empezó a escalar por una de las columnas del escenario y acabó en lo alto del mismo. Los que observaban el concierto desde la lejanía no podían verle, pues llegó a colocarse detrás de la lona que colgaba del techo con la leyenda que da nombre al escenario: True Metal Stage. 

Han tocado en tres de las últimas cuatro ediciones de Wacken, y tras lo vivido esta vez, no me extrañaría que volvieran otra vez el año que viene. Canciones como “Girls In Black”,  “Too Much, Too Young, Too Fast” o “Runnin' Wild” con la que cerraron su actuación levantan a los muertos. Geniales.

Entre ellos y Saltatio Mortis, que actuaban a la misma hora en el Party Stage, echaron a todo el mundo del recinto. Tanto unos como otros dieron un concierto que se hizo demasiado tedioso a esas horas de la madrugada y cuando algunos ya llevábamos 14 horas de actividad. Agotados, escapamos enseguida para arrojarnos en los brazos de Morfeo. A nuestras espaldas sonaba la versión del “Seek & Destroy” de Metallica y solo unos pocos quedaron observando a los violoncelistas.


Para pasar a la tercera y última parte de la crónica de Wacken 2011 pulsa aquí
Para volver a la primera parte de la crónica de Wacken 2011 pulsa aquí
Para ver recuerdos de Wacken 2011 pulsa aquí