miércoles, 8 de enero de 2020

LEVIATAN: Katharsis (2019, Lullabye Records)


Por Larry Runner.

Si eres de los que aman el sonido del heavy metal cantado en castellano y aún no tienes este “Katharsis” de Leviatán en tu estantería, tienes una cuenta pendiente.

Los alicantinos ofrecen un trabajo a la altura de lo que ya se esperaba de ellos. Tras tres discos han dado con la fórmula y ofrecen nueve temas donde la carga social no falta, aunque también hay espacio para el himno puramente heavy.

Heavy Metal ochentas es lo que nos ofrece este quinteto de músicos maduros que han experimentado con respecto a sus anteriores entregas un alto crecimiento a nivel de composición. Los temas están mas trabajados, mejor estructurados y musicalmente todo es mejor. 


Temas de actualidad como los abusos, las perpetuas guerras, el fundamentalismo o la manipulación tienen su espacio en las letras del grupo, pero también el mundo del heavy metal está presente. En ese sentido ofrecen himnos como “Puños en Alto”, toda una declaración e intenciones, aunque es “Perdido en los 80” la canción que marca la diferencia y que nació inspirada por la novela del mismo título firmada por Pedro Gardner. Estrofas cargadas de títulos de clásicos del heavy español y un halo de “Phantom of the Opera” flotando en el ambiente.

Como en todo buen disco de heavy metal que se precie, las guitarras mandan, sonando en el disco todo de forma bastante nítida y real, con un muy buen sonido de bajo. Las líneas vocales están bien trabajadas y sin falta de absurdos lucimientos. Todo parece en su sitio y en ese sentido hay que felicitar a los responsables de la grabación y del posterior mezclado y masterizado. Lo grabaron en Alicante, en Petorrock Estudios con Sergio Bay. Luego Fernando Asensi se encargó de mezclar y masterizar en sus Fireworks Studios de Valencia.

Es un álbum muy superior a su predecesor “Todo sigue igual”, con unas líneas vocales mucho mejor trabajadas, más lógicas, menos forzadas y un muy buen trabajo en las guitarras, sonando todo el disco muy honesto.

Más heavy metal, que falta hace.








© Diario de un Metalhead 2019.

No hay comentarios: