domingo, 5 de abril de 2020

KRITTER: The Fuckening (On Fire, 2020)


Por Jorge López Novales.

Hay discos que te marcan y que inmediatamente asocias a un momento concreto de tu vida. Este es uno de los momentos más extraños que estamos viviendo. La banda sonara que voy a asociar al coronavirus va a ser “The fuckening”, de los salmantinos Kritter. No lo digo como algo negativo, si no que me refiero a este trabajo como un acompañante, un amigo que va contigo, que te hace llevadero el trayecto de ida y vuelta al trabajo y el posterior confinamiento. Con esta premisa uno puede pensar que voy a sobrevalorar lo que tengo ahora delante. Y no es así, y no tengo necesidad de hacerlo, Kritter se ha superado con este cuarto trabajo.


En la Metal Battle de Oviedo tuve la oportunidad de verlos en directo. Fueron veinte minutos de actuación, y toda la energía que desprendieron en el escenario arropados por sus temas, los hicieron valedores de ser finalistas. Con semejante materia prima ganaron la primera edición del Forjando Leyendas. Uno de los premios fue este “The fuckening” que ha sido grabado ha sido grabado entre dos estudios. Las pistas de batería, bajo y guitarra se registraron con Joao Dorado en los Golden Jack, mientras que la grabación de voces y teclas, así como la mezcla y mastering se realizaron en los Baboon Records de Albacete, estos últimos gracias al citado premio del Forjando leyendas.  

De este trabajo no me ha llamado excesivamente la atención la portada de Joel Marco, quien también se encarga del diseño del libreto (JM Design). Es esta una de las pocas pegas que pongo al trabajo, y es porque considero que lo demás está muy por encima. Encontramos también en el libreto la excelente labor fotográfica de Javier Bragado.

En general, en este “The Fuckening” vamos a encontrar temas cortos (exceptuando “Behind your mask”), no adscritos a un género concreto, dado que muchas veces en un giro te sorprenden con otra cosa (la versatilidad del vocalista ayuda). No podría clasificar a Kritter como metal extremo, ya que esta característica considero que tendría que estar mucho más presente, aunque desprenden mucha agresividad y podemos encontrar momentos puntuales que nos pueden acercar a ello. La misma explicación serviría para denominarlos heavy metal, aunque en algún momento he llegado a sentir a Judas Priest –como en “Live in Heaven, live in Earth”-, no dudan en usar el metal más clásico pero bajo su demoledora interpretación. De la ecuación ya tenemos que ir eliminando el sonido viking de anteriores trabajos, aunque algún retazo de ese sonido se puede encontrar en temas como “8 million of gods”. El teclado, muy presente, ayuda a rebajar esa sensación de “brutalidad” y arropa los temas insuflando un aire atmosférico que forma parte de su estilo. Pueden tener un sonido moderno.


Otro elemento diferenciador es la voz de Gabe, que puede ir desde un tono “blues”, una voz limpia, hasta llegar al gutural. Lo más habitual sería un punto intermedio que no pierde en ningún momento la intensidad. Me encuentro lo que para mí es una gran virtud: su voz me quiere sonar a cualquier vocalista de los considerados referente, pero al intentar concretar no consigues hacerlo, tiene una personalidad propia. Nada de esto tendría sentido sin el combo instrumental de Javier Hernández y José Antonio Rodríguez a las guitarras, junto a Javier Domínguez, que no se conforman con ser meros comparsas y ofrecen muchos matices, el teclado de Rodrigo Borrego y la poderosa batería de David Yagüe.

Vamos con alguno de los temas.

“Your sacrifice”, es la joya de la corona, te sumerge en la música con ese aire marcial que imponen el teclado y la batería. Por supuesto, lo han escogido para hacer un videoclip dirigido por Guilherme Henriques y la temática se ajusta perfectamente a lo que estás escuchando. Es un cañonazo que te lleva por delante. La voz de Gabe, Francisco José Salgado, le da un aire extremo, con un combo instrumental muy contundente, aunque los teclados suavizan el desarrollo del tema. El solo que presenta es muy heavy (encontramos unos cuantos que se ajusta a esa tipología a lo largo del disco), con una línea llena de melodía y sin necesidad de una velocidad desenfrenada para lo que pide el tema. Tras el solo, nos encontramos un pasaje instrumental con un aire core acompañado por el teclado. No es de extrañar que hayan escogido materializar este tema para un videoclip.

“Pretty harlot” es un tema con una base muy heavy salpicado con algún pasaje de metal extremo en lo instrumental, como el que encontramos poco antes de comenzar. La voz de Gabe acentúa esa sensación de extremo, incluso llegando al gutural. El solo está impregnado del sonido más claro que presenta Kritter, y llega después de un brutal pasaje de influjo core. Casi cinco minutos de contrastes marca de la casa, que consiguen equilibrar.

“Ashes of a life” empieza con una guitarra limpia. Se rehúye del sonido viking que podría dar épica el tema. La batería irrumpe de pronto para dar un aire marcial y nos guía por un medio tiempo que va ganando en complejidad. La parte instrumental da protagonismo al teclado, dando un aire progresivo para dar paso a un acelerado solo técnico lleno de melodía.

“Duality” va al grano desde el primer segundo y desprende un aire moderno. La exigencia vocal de este tema permite lucirse a Gabe. “Duality” desprende un aire de power metal que sienta bien al tema, algo que subrayan el solo de guitarra y de teclado que nos presentan aquí. Como peculiaridad de este corte encontramos una segunda sección de solos.

Llega luego un medio tiempo con sonoridad thrash con “Behind your Mask”, más obvia en la salvaje sección final. Tras un inquietante pasaje vocal en voz limpia en la que va ahogando la reiterada expresión “Fuck off” en segundo plano.


En “8 million of gods” encontramos de nuevo una base thrash. El sencillo estribillo, al que acompaña la voz infantil de Marcos García Grande para hacerlo todavía más atmosférico y descolocarnos más, desprovisto de distorsión está acorralado por un riff que no te puedes quitar de la cabeza que acompaña a un pasaje viking/core. Un tema muy interesante.

Finalizan con “Empty River”. Es un compendio de todas las sonoridades que hemos ido encontrando a lo largo del disco. Un gran cierre para un trabajo redondo.

Conociéndolos darán a los nuevos temas un mayor brillo en directo. ¿Cuándo podrá ser? No lo sé. Independientemente del cuando, está claro que lo seguirán dando todo encima del escenario… tienen la actitud, tienen la estética y este de “The fuckening”. Si todo va bien, recibirán otro de los merecidos premios: actuar en el Leyendas del Rock 2020.

“The fuckening” ha salido a la venta el pasado 14 de Febrero de mano de On Fire records.

1. Your sacrifice
2. Pretty Harlot
3. Ashes of a life
4. Duality
5. Live in Heaven, live in Earth
6. Behind your mask
7. 8 millions of gods
8. Empty river








© Diario de un Metalhead 2020.

No hay comentarios: