martes, 28 de abril de 2020

DIRTY SHIRLEY: Dirty Shirley (Frontiers Music srl, 2020) USA/Croacia.



Por Larry Runner.

Dino Jesulick es uno de los nombres de moda en el mundo del Hard N’ Heavy actual. Tras un disco en solitario y un EP de versiones lanzado con su banda “Animal Drive”, el croata comenzó a recibir llamadas de algunos de los mejores músicos del mundo. Pronto lo veremos en el nuevo proyecto de Magnus Karlsson's Free Fall del que ya disfrutamos de un single de adelanto y seguro que seguirá labrándose un historial deslumbrante en los próximos años.

A día de hoy se ha convertido ya en una referencia del mundo del Hard Rock y cuando le llegó la llamada de George Lynch (Dokken, Lynch Mob), evidentemente no se pudo resistir.

Tras una portada horrorosa llega uno de esos discos que hace 30 años habría vendido dos o tres millones de copias sin despeinarse. Eso es lo que pasaba cuando te echabas a la oreja un álbum con un guitarrista que te ofrecía unos solos como los que vienen en este debut de Dirty Shirley y ese trabajo se complementaba con una voz tan rompedora y tan realmente sensacional como la de Dino Jesulick.


El disco abre con el hit “Here Comes The King”, un temazo de marca mayor donde Dino Jesulick muestra todo su potencial y que no es más que una poderosa introducción a un álbum sencillamente perfecto.

“Dirty Shirley” es un álbum que recoge toda la esencia, el feeling y el sonido de una época gloriosa en el mundo de la música. En estos 11 cortes se recoge todo lo bueno de una década, la de los 80, aunque dándole una visión moderna, un sonido, una producción que hace que el disco sea colosal.

De haberse publicado este disco en los 80 Frontiers Music srl tendría su sede en una torre en el centro de Milán que haría parecer un chiste a la de Capitol Records. 


En Dirty Shirley encontramos la fuerza de Whitesnake, el brillo de Winger, el poderío de Kingdom Come ... Todo ello tiene cabida en un grupo formado por unos músicos que han mamado de los mejores. Led Zeppelin y el Hammond de Jon Lord están en el adn de este grupo que personalmente lleva día reventándome la cabeza y volviéndome absolutamente loco. Eso es lo que consiguen canciones como “I Disappear”. 


La sección rítmica es de las verdad, de las de antes, con un Will Hunt a la batería (Black Label Society, Evanescence ...) que se muestra como uno de los más grandes. A su lado al bajo Trevor Roxx, que junto con su compañero conforman una muralla sónica más que sólida sobre la que el veterano George Lynch presenta un trabajo a base de riffs asesinos y solos afilados que sin duda es de lo mejor de su carrera. El seis cuerdas ha estado especialmente inspirado en este trabajo y sinceramente me parece lo mejor que he escuchado de este fenómeno desde aquel “Under Lock and Key” que tanto nos marcó.

Lo de Dino a la voz es toda una exageración. Es un cantante sencillamente perfecto, con esa voz típica del estilo que supura blues y que tanto nos gusta. La reencarnación del Coverdale del "Burn". Además se encarga de los teclados en este disco que a día de hoy se ha convertido para mí en el número uno de este desgraciado 2020.

Por Dios, que esto no se quede así. Que se establezcan como banda.


Line-up:
Dino Jelusick - lead vocals (Animal Drive, Trans-Siberian Orchestra ...)
George Lynch - guitars (Dokken, Lynch Mob, The End Machine, Sweet & Lynch ...)
Trevor Roxx - bass
Will Hunt - drums (Evanescence, Black Label Society, Methods of Mayhem, Crossfade ...)

Tracklisting:
   01 Here Comes The King
   02 Dirty Blues
   03 I Disappear
   04 The Dying
   05 Last Man Standing
   06 Siren Song
   07 The Voice Of A Soul
   08 Cold
   09 Escalator
   10 Higher








© Diario de un Metalhead 2020.

No hay comentarios: